DISCURSO DE PRESENTACIÓN DEL ACTO EN LA SESIÓN SOLEMNE POR LOS 75 AÑOS DEL MARIA MONTESSORI

En un marco de sobriedad y emoción se realizó la sesión Solemne por las Bodas de Diamante del Jardín María Montessori, evento que contó con la presencia de distinguidas personalidades de la ciudad y provincia, delegaciones de Instituciones Educativas fraternas, ex alumnos de diversas promociones, padres de familia.

 

El discurso de presentación del acto estuvo a cargo de la SRA. MARIA EUGENIA VAZQUEZ  Sub Directora del Plantel, quien manifestó lo siguiente:

Distinguidas autoridades, Invitados especiales, queridas compañeras, señores Padres de familia, señoras y señores que engrandecen este magno acontecimiento con vuestra presencia  

 

Hace 75 años, un 23 de noviembre de 1935, nació para existir y crecer una institución dedicada a forjar la cimiente del estudio y el desarrollo integral del hombre, con la mística del trabajo, con la fuerza del amor, con el conocimiento que es la mejor manera de vivir y ayudar a vivir.

 

El Jardín de Infantes María Montessori tomó su nombre en honor a una maestra que vio en los niños algo más que un número en las estadísticas educativas, ella vislumbró la esperanza de un cambio social, de un futuro digno y promisorio.

 

Hermoso y dignificante sería el expresar todo lo que ha constituido en el contorno educativo María Montessori, pero sobre ella se expondrá más adelante.

 

La educación Montesoriana va más allá de postulados pedagógicos, de didácticas o metodologías de enseñanza, su fuerza radica en un pensamiento libre, en un saber nacido desde la esencia de la niñez; con cuanta elocuencia al respecto manifestaba: “Si la ayuda y la salvación han de llegar sólo puede ser a través de los niños. Porque los niños son los creadores de la humanidad”, a la pos de su pensamiento somos artífices de una nueva humanidad y muchos de vosotros aquí presentes son el ejemplo de una buena obra.

 

Cuando educamos no enseñamos, formamos en libertad, porque “La primera tarea de la educación es agitar la vida, pero dejarla libre para que se desarrolle”.  Cuanta verdad en las palabras de esta sabia maestra.

 

Hoy que conmemoramos 75 años de vida, miramos hacia el pasado, pero como decía Dulce María Loynaz: “Hay algo muy sutil y muy hondo en volverse a mirar el camino andado... El camino en donde, sin dejar huella, se dejó la vida entera” de esto saben  mucho las maestras jardineras, quienes han dejado la vida en sus aulas y hoy cuando sus cabellos se han convertido en hilos de plata y sus mejillas nos muestran los surcos de la existencia dicen con humilde orgullo, “aquí están vuestros hijos, deber cumplido”

 

 

Esta es nuestra historia, nuestro patrimonio colectivo, de esfuerzo conjunto y coordinado, el resultado de una suma de voluntades, es también, sobre todo, el trabajo diario y callado en el aula: el de la instrucción y el de los valores que transmitimos a los alumnos y alumnas. Es el esfuerzo cuyo fruto certero tarda en aparecer, pero al final vera la luz, porque de la semilla que con dedicación colocamos, en un futuro no muy lejano se constituirá en hermosas flores, fuertes robles, preciosos jazmines, todos al unísono serán el jardín primaveral.

 

No hay trabajo sin recompensa, ustedes ex alumnos del jardín hoy niños y jóvenes futuro de la patria, hombres y mujeres profesionales presente de nuestra tierra, son esa recompensa, el premio, la corona de laurel de los vencedores; es por ustedes y por vuestros hijos que existe y existirá por siempre el Montessori, es por ustedes y vuestros hijos que se seguirá sin prisa pero sin pausa caminando por los  senderos de la educación, porque la educación es : amor, optimismo y confianza en la capacidad del ser humano. "Educar, - decía Fernando Savater - es luchar contra la fatalidad social".

 

Con la educación vamos construyendo sociedad, pero para ello debemos poner cimientos firmes, pilares estables y no podemos hacerlo solas, necesitamos de la mano generosa de los padres de familia, del apoyo de las autoridades educativas y seccionales, de los gobiernos de turno, de las instituciones fraternas, de todos y cada uno de vosotros.

 

Mil gracias por compartir nuestra alegría, gracias por caminar durante tantos años nuestro camino, gracias por compartir estos momentos, sean todos y cada uno de ustedes bienvenidos.

 

Señoras, señores.

 

|

Comentarios

Que emocion me da saber que mi jardin donde pase mis primeros años cumpla ya sus bodas de diamante,tengo yo 15 años y cuando estaba alli tenia entre 4 a 6 añitos que alegria!FELICIDADES!!!

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar